Camino de la nada

Guardo mi dolor en la última gaveta del invierno;
cierro ventanas y apago brisas.
Doy al mar una botella rota y convertido en música;
me desvanezco en tu oído izquierdo.
Me marcho, siempre me marcho;
bramando espuma, destrozando estrellas;
escondido en el silencio de la tarde,
detrás de una sombra;
muy cerca del olvido.
Borrando tus huellas;
camino de la nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s