Espantapájaros

La impiedad del mundo me destroza
Busco la calma en algún rincón de mi dolido espíritu
No puedo perder la fe en el mundo
No puedo dejar que la sangre que brota del dolor
Nuble la visión de mi destino
A veces creo que nada puedo hacer
Y siento que debo iniciar el camino hacia la muerte
Buscar la paz más allá de esta vida
Es una voz que me llama:
“Ya has hecho demasiado, es hora de descansar”
Pero mi mente se niega,
Quiere construir un mundo nuevo
Y se aferra con todos sus fuerzas
A un sueño para mi imposible
Busco sacar fuerzas de mi desesperanza
Espanto los pájaros oscuros del miedo
Y ciego y sordo a los que me piden
Que deje de soñar
Sigo adelante reuniendo fuerzas
Cargo mi cruz y doy mi corazón
Como prueba de que aun creo en mí

Anuncio publicitario

Libro: Cosmovisión poética

cosmovision_poeticaEs una obra donde la melancolía se funde con el universo, donde las tardes cuentan su historia y la luz brota de un alma solitaria azotada a veces por la lluvia, otras por el frió del olvido o por las sombras que amenazan una existencia agonizante.

Siempre desde la nostálgica visión de un mundo que se desconfigura que se vuelve cada vez más ajeno y distante, ante un alma que crea su propia visión y busca abrirse a la naturaleza y compartir su dolor con las estrellas.

Un alma a la que nada consuela y que vaga por el mundo componiendo sueños que viajan con el viento que levantan olas y que arrastran desamores, angustia y una infinita tristeza que se pierde más allá del crepúsculo.

Disponible en Amazon:
Cosmovisión poética

Publicar libro

Estoy enfrascado en la tarea de publicar un libro electrónico en Kindle Amazon. El titulo: Inteligencia Artificial, el futuro del hombre. Tema en el que llevo algunos años trabajando. Ya subi el libro a Amazon y estoy esperando que lo aprueben.

Pienso que es una experiencia interesenta la de convertirte en tu propio editor, lo cual no termina ahi, ya que tambien hay que promover el libro. Creanme, la tarea no es tan simple.

Luego les comento.

 

1) Crisis espiritual

La humanidad ha estado sometido a constantes crisis: económicas (en las que se centra todo el esfuerzo), la permanente crisis social (que no parece tener solución) y la olvidada crisis espiritual (en una sociedad aferrada al tener ya nadie se cuerda del ser). A partir del siglo XX una nueva crisis ha comenzado, la crisis ambiental que ha traído como consecuencia la degradación del planeta y las amenazas que ello conlleva. Pero las crisis no terminan ahí y durante el transcurso del siglo XXI enfrentaremos una nueva crisis tan mortal como la anterior: la crisis tecnológica. Si la ambiental nos lleva a la destrucción de la naturaleza y con ello a la extinción de la especie humana, la crisis tecnológica nos puede llevar directamente a la extinción de la condición humana.

Hoy se afirma categóricamente que la causa de todas las crisis proviene del capitalismo, lo cual es cierto desde nuestra filosofía del tener ya que el mundo se divide en los que tienen y los que no tienen. Pero la verdadera raíz de todos los problemas es la profunda crisis espiritual que estamos enfrentando y la carencia de amor a que esto conlleva

Tampoco podemos creer que el futuro es ajeno a nuestra voluntad somos los actores de los acontecimientos del presente y su repercusión en el futuro. Podemos considerar que el mundo esta mal, pero puede estar aun peor, si no actuamos desde el presente, y el problema no es dejar las cosas que como están, porque las cosas están cambiando constantemente para mejor o para peor. Si no actuamos ante las tendencias negativas estas se incrementarán o si no apoyamos las positivas estas fracasaran.

Hoy nuestro contexto socio-económico nos ha convertido en seres enajenados movidos por el superconsumismo lo cual esta produciendo un divorcio cada vez mayor con nuestra espiritualidad y nuestra razón de ser y nos ha llevado a creer que todo se puede comprar y nos vemos como objetos que pueden ser mejorados agregándole mas capacidad, mejorando la visión, etc. Gracias a componentes externos (implantes).

Desamparo

Mi fe no alcanza a cubrir mi dolor
Yo soy –me digo.
Yo soy –repito de nuevo.
Pero no escucho el eco,
Todos mis recuerdos
Me han abandonado
Sólo la indiferente soledad
Que me paraliza.
La búsqueda ha terminado
Volvemos siempre al principio
No hay paz, no hay descanso
No hay respuestas para mi alma
Dolorosamente pérdida
Terriblemente desamparada.